El consolador para las dos