Ella solita y sus dedos son suficiente